Despierta.

Despierta, en la grieta de cada mirada hay una lluvia

Despierta, te llama la voz de mi nostalgia.

Cielo presente, cayendo sobre mi voz en penitencia, clemente,

¿Para quien son las horas de dolor y espera? ¿Para el amor?

¿Si amamos hemos conquistado un cielo?  ¿Hemos venido a reflexión?

Perdón, por ser la agonía que toca tu puerta con golpes de melancolía.

Perdón por esperar al pie de lo que otros se resignan en una despedida.

Perdón por curvar mi dorso ante tu nobleza con esta alma que reza.

Despierta, en el verso de mi poesía, es el escudo de fe en mi agonía.

Despierta, en los cristales que saben a dolor y es por amor.

Despierta, esta vez no nos despediremos, juntos caminaremos.

Clamo como los abismos por un leve rayo de tu mirada.

Clamo como túnica de un viento sin voluntad sin aliento.

Cielo luz salido a la verdad y la alegría, eterno día.

¿Para quién es tu piedad y la música de tu eterna melodía?

¿Si perseveramos te alcanzamos? ¿Si claudicamos te abandonamos?

Perdón por el dolor de las sombras sobre mi temor.

Perdón por caer sobre mi orgullo y perdón por pretender la fe.

Perdón porque de entre mis cenizas se levanta la voz de tu salvación convertida en refrescantes brisas.

Huberth 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar